jueves, 6 de julio de 2017

LAS CHICAS BRITT RECOMIENDAN...

Añadir leyenda
Ya estamos en el ecuador del año. Las lecturas están siendo realmente estupendas para las Chicas Britt y llegados a este punto, hagamos un repaso de esas lecturas que nos han conquistado esta mitad del año. Hemos escogido cinco novelas para el top made in Spain.
Empecemos por el número uno. La ganadora de la "Champions League" de las Britt es:
Extramuros, de Jesús Fernández.
Intensa, dura, conmovedora e imprescindible. Te quedas más triste que Bambi ante la muerte de su madre, el corazón partío y no vendrá nadie a reponerlo. Prepara pañuelos de papel y litronas de cerveza para atenuar el dolor.
En nuestra alfombra roja el puesto número dos es para: 
El dios de nuestro siglo, de Lorenzo Luengo.
Ahí tenemos una lectura sesuda y analítica con temas tan profundos como la física cuántica. Te van a explotar algunas neuronas, otras se suicidaran pero chicos; la vida es riesgo.
En el número tres... tachán, todos juntos: We Are The Champions... ¡no desafinéissss!
Ful, de Rafa Melero.
Una historia de casa Lleida, déjate de casa Terradetas, ná, este escritor es de la casa y al igual que el gran Jim Thompson, la historia está narrada bajo el punto de vista del delincuente.
A otra cosa, mariposa, el número cuatro a ritmo de Hakuna Matata.
Alma de cobre, de David Verdejo.
Una historia en blanco y negro, de esas que te recuerdan a tu papuchi dándote broncas (a mí me daban dos y no petit suisse, hostias, y no consagradas).
Y en el top cinco tenemos... 
Mis noches en el Ideal Room, de Mila Martínez.
¿Lo quieres todo en una novela? Pues esta es la adecuada; histórica, romance, tocamientos, ciencia ficción... ¡A ver, qué más quieres, alma de cántaro!
Y ahora, a ritmo de The final countdown, lo que debes evitar como una resaca de vino Don Timón en una lectura.
-Novelas con más documentación que los papeles sin desclasificar de la CIA.
-Las historias que parecen ensayos o manuales de "cómo ser policía y no morir en el intento". "Criminología para Dummis". "Forenses unidos jamás serán vencidos; pero vaya coñazo dan". y demás novelas con documentación a gogó, que más que historias son temarios para opositar.
-Aquellas novelas que te cuentan hasta la vida del gato que pasaba por allí de "casualité" y se tiró un cuesco. No nos interesa si el felino padecía flatulencias.
-Personajes demasiados estereotipados y que todo lo hacen bien, ¡a cagar, nadie es perfecto! Además, te estresas tanto que acabas hablando en voz alta al personaje, y si estás en casa bien, porque tu pareja ya sabe que estás pa allá, pero en una cafetería, en el bus... ¡Cuidado con los hombres de blanco!
-Ojito con esos títulos tan largos que necesitas una bombona de oxígeno para acabar de leerlo: "El viejo que subió a una colina en pijama y luego el tío no se acordaba de por qué subió porque padecía amnesia y se codeaba con el michifú de las flatulencias"... Amén.
Hala, ya os he dado la tabarra. Aprovecho para saludar a mi hermano ( a ver si me llamas, Bribón), a mi tío, al kiosquero, a la abuelita del primero...
Felices lecturas y feliz verano.